LA GRANJA es Ahora un Magnifico y único Restaurante que Visitar.

300 la granjaLa seguridad ha cambiado en Colombia. En los últimos años se han hecho innumerables esfuerzos para  proveer a los colombianos y a los turistas de unas vías seguras. El incremento de turistas que salen durante los fines de semana, escapándose del  estrés de la ciudad , ha convertido las granjas o fincas en nuevos negocios. La ruta que tomamos conduce hacia  un pequeño pueblo llamado Tenjo. Bordeando los dos lados de la carretera se encuentran muchos restaurantes campestres. Carnes y  pollo que nacen y crecen en la finca , así como las frutas y vegetales son  el  incentivo de las comidas que se ofrecen allí. La carne se asa en parrilas  , a la vista de todos.

La semana pasada, una vecina y amiga dijo las palabras mágicas que me hicieron entusiasmar: “Hoy pago yo, los voy a invitar a un restaurante campestre de unos amigos  a las afueras de Bogotá  ”.

Cuando se trata de buena comida y gratis, usted no tiene que preguntarme dos veces. En dos carros, nos dirigimos 8 personas hacia el lugar, gastamos una hora y media desde que salimos de Bogotá. Al llegar lo primero que se ve al entrar al lugar es  una inmensa y colorida rueda de viento metalica  , que dice La Granja. Luego se ve una araña gigante, dos veces mi tamaño, una cortadora de pasto tan grande que 6 personas podrían caber  fácilmente en él,  y una avestruz de  más de 3 metros  que dirige nuestra entrada y un hombre de lata que anuncia dónde parquear.

Caminando encontramos  mesas, bancas, sillas rodeadas de plantas y flores . El color sobresale en todas partes. Los dueños del  lugar diseñaron y dividieron el lugar en tres ambientes:   un pequeño campo de minigolf en donde los adultos pueden estar solos sin  niños que los moleste o distraigan, con comidas y bebidas.

Un sitio  libre para pequeños animales  que se pueden ver en la parte de atrás. Burros, llamas, cabras, conejos, palomas, gallinas y avestruces hacen las delicias de los niños.

Y una  área  cercada  para que los niños tengan sus  propias  actividades , incluyendo pintura, instrumentos de música,  rompecabezas y otras más. Uno o mas empleados de la Granja, son los encargados de observar, cuidar y entretenerlos.

La gran cantidad de arte fabricados en metal, capta la atención de todos los que visitan el lugar y le da un toque muy especial al ambiente. Algunas piezas son solamente decorativas, pero otras son muy funcionales como lámparas , barandas, etc.

Hablando con uno de los gerentes del lugar, supe que uno de los miembros de la familia enseña  el arte de soldar en  una escuela  pública. La Finca paga por los materiales y el proyecto final del estudiante es diseñar una pieza de arte , la cual es exhibida para la venta en el Restaurante.

La comida es deliciosa. Una de las cosas que en mi opinión es lo mejor que tiene Colombia es la carne y cuando ésta es asada en la parrilla, aún mejor. Todos los servicios y una excelente comida hacen que los precios sean realmente justos.  El costo es de alrededor US$15 por plato. No está mal para el promedio  de lo que acostumbra gastar un norteamericano considerando  que para más del 50% de los colombianos esa suma es igual a un dia de trabajo.

Este es uno de esos momentos en que las fotos dicen más que las palabras. Espero las disfruten.

Articulo escrito y publicado en FentonPatch, 2012 por Michael J. Kershaw

Thank you for reading - Your comments are always welcome

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.