Miraflores – Vale la Pena

One of the many beautiful flowers that give the city it's name.

One of the many beautiful flowers that give the city it’s name.

To read in English

Cuando mi sobrino nos invitó a acompañarlo para ir a Miraflores, donde él estaba haciendo un trabajo de ingeniería, Michael me miró como preguntándome “dónde es eso?”, mi respuesta fue “ni idea”. Desafortunadamente  yo no los pude acompañar , pero  a Michael le pareció una oportunidad de conocer  un sitio en donde la mayoría de los colombianos no sabemos dónde queda y así fue como luego de su aventura , decidió escribir el artículo que a continuación traduzco para todos los lectores de habla hispana.

Subtítulo: Un excitante viaje hacia un pueblo único en Colombia del cual  ustedes nunca encontrarán  que alguien más escriba al respecto.

“Nos vamos para Miraflores” me dijo mi amigo ingeniero. La Compañía  que él tiene,  hace trabajos de ingeniería  en todo Colombia.  El no me pregunta nunca  “si quiero ir “ a ayudarlo con alguno de esos trabajos, ya que no me perdería de la oportunidad de conocer más acerca de su país.

“ Ok, estaré listo”.

“Sabes dónde queda Miraflores?” me preguntó

“Ni idea”. El sabe que yo no pregunto mucho, sólo disfruto lo que venga.

Allí él me da esa mirada que me dice, ok  ésto va a ser toda una aventura. Por lo tanto, lo que sigue explica por qué  no pude encontrar nada en inglés que me diera información  de nuestro destino.

El sitio no es  una excursión para turistas consentidos o escritores  de viajes. Pero para mi estos lugares son un espectacular descubrimiento . Muchos de los artículos sobre viajes a través de Colombia me decepcionan. Inclusive un escrito hecho por Lonely Plant, admite que escribió sobre Colombia y nunca estuvo en este país. Otros solamente tocan los sitios turísticos tratando de convencer al lector  que es algo único  que no pueden dejar de visitar.

Es un placer traer a mis lectores del Patch mi Colombia, desde una perspectiva diferente que muchos escritores  que lo visitan pueden lograr.

Seis horas de viaje , 100 millas recorridas a  Miraflores  es una pista de lo que significa una real aventura. La ruta pasa a través de montañas en las cuales alcanzamos casi 10.000 pies por encima del nivel del mar, para luego volver a bajar. Señales  por todas partes nos prevenien que es un área geológicamente inestable, advirtiéndonos que debíamos tener mucha precaución. Inclusive, hubo muchas curvas en donde se ve que parte de la carretera ,  ya  no existe, Todavia se ven restos de la montaña que se ha venido abajo. Mi acompañante   comentó frecuentemente que felizmente íbamos en una Ford SUV ya que un automovil regular no pasaría por esta carretera.

Pero todo valió la pena. Experimenté la vista más espectacular e impresionante de las montañas  durante los 8 años que he viajado  por este país. Ocasionalmente  las puntas  cubiertas por densas nubes blancas que parecen flotar en el valle. Pero cuando ya se desciende y las  ve tan cerca, se siente algo extraño, pues a veces  no se puede ver el lado de la carretera.  Luego se empiezan a ver miles de  areas verdes de diferentes colores como una cobija de remiendos. Las altas torres de las iglesias avisan que estamos llegando a algunos pueblos pequeños antes de llegar a Miraflores. Jenesano y Zetaquirá son unos de ellos con hermosos parques centrales.

Miraflores en español significa “watch flowers”. Y es cierto, flores de todas clases y colores crecen a lo largo de la via, guiándonos hacia el pueblo.

La leyenda dice que antes de que llegaran los conquistadores españoles , allí habitaban 3 diferentes tribus que vivian en un valle llamado Lengupá.Ellos encontraron las más severas y altas altitudes. Pero Miraflores con una menor elevación y con tierras más fértiles, fueron excelentes para vivir todos. Cada tribu tenia su propia lengua y cultura, pero vivian todos en paz. Ahora Lengupá es el nombre de una provincia en el departamento  de Boyacá.

En su continua búsqueda de oro por los conquistadores españoles, arrivaron a este valle en 1537. Pero hasta  1639 comenzó la colonización de Miraflores.

Llegamos ya al final del dia a Miraflores, el sol se escondia  detrás de las montañas.  Como siempre, la primera visita que se hace cuando se llega a un pueblo nuevo es visitar la Iglesia que siempre está situada en el parque central, y en donde se da las gracias por un buen término del viaje.

Miraflores es un pueblo colonial con edificaciones de más de 100 a 200 años.  Las paredes de adobe de muchas de las casas confirma la fecha. Pero muchas de las casas han  sido remodeladas. El número de habitantes es más o menos el mismo de Fenton (Michigan). Las calles son estrechas con casas separadas por pequeñas calles de piedra. Algunas calles son asfaltadas pero en su mayoría son de piedra muy pequeñas con el desgaste del tráfico continuo. El clima es suave durante todo el año debido a su baja altitud, sin embargo  debido a que el pueblo esta en la montaña, la gran mayoría de sus calles  son inclinadas. Es un pueblo realmente de gente trabajadora. No es un lugar turístico en donde se encuentren muchos almacenes de artesanías o souvenirs.

Luego de tomarnos un tinto, mi acompañante hízo algunas llamadas  y nos encontramos con sus trabajadores en una tienda que vende cerveza y pasabocas. El lugar es pequeño de 2 metros de ancho x  3 metros de largo, como casi todos. Seis de nosotros nos sentamos en sillas puestas en círculos. Nuestros nuevos amigos eran toda una fuente de información. A las 9pm  mucha gente sale a caminar por las calles. Las parejas se sientan en los bancos del parque principal mientras otras pasean cojidos de la mano.

Comimos en uno de los tantos pequeños restaurantes abiertos , antes de ir a conseguir  un Hotel.

Yo siempre pienso que las cosas suceden por algo. El primer Hotel en donde paramos no tenían habitaciones disponibles, pero nos recomendaron un hotel un poco a las afueras por una callecita de gravilla. Cuando lo vi ,  me sentí impresionado. Parece una finca antigua que la convirtieron en Hotel. La compró una señora que maneja el negocio con sus 2 hijas adolescentes. El lugar provee  de la tranquilidad y hospitalidad que las grandes ciudades no tienen. Muchas flores  rodean  las escaleras que llevan a la recepción y a un área de comidas abierta. Por el precio de $40.000 Casa Loma le da un lugar para dormir mucho mejor que muchos sitios en Colombia y mucho más caros. El restaurante al siguiente dia ,   ofrece  una saludable y exquicita comida casera.

Para los turistas más aventurados, les recomiendo el viaje de Bogotá a Miraflores.  Van a experimentar un viaje fantástico, pueblos realmente acogedores y una aventura única.
Escrito y publicado en el Patch  por Michael J. Kershaw en  enero 16 ,  2013.

Thank you for reading - Your comments are always welcome

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.