Tinto, Tinto, Tinto

Tinto salesmanAllí veo a un hombre mayor, trabajadores de construcción,  caminando calle arriba con un vaso rosado plástico de 4 onzas.  Bocanadas de humo salen de sus vasos que son  abrazados con las dos manos. Al acercarme a la esquina  que da hacia la gran avenida, veo un nuevo puesto de venta de tinto. Dos mujeres y 3 grandes termos con una pila de vasos plásticos se asientan allí.

Ok, déjenme explicarles acerca de estas ventas callejeras de tinto.  Tinto es el nombre que le dan los colombianos al Black coffee. La pronunciación es un poco diferente de lo que la mayoria puedan pensar. En inglés sonaria como teen-toe.

Alrededor de toda la ciudad, la gente puede vender tinto en grandes termos a los trabajadores o gente que casualmente camina por el sector.  El sabor del tinto puede estar  entre el muy fuerte como les gusta en los EEII,  pero menos fuerte que el de Turquia, se sirve en pequeños vasos que casi siempre son plásticos debido al costo y la facilidad de transportarlo, generalmente  se tiene  la posibilidad de comprarlo  “con azúcar” ó “sin azúcar” . En casi todos los sitios este vaso de tinto se vende entre $600 a $1.000 pesos colombianos que es más o menos entre 30 y 50 centavos de dólar.

Algunos vendedores de tinto ofrecen otras cosas, como pasabocas de paquete, dulces, cigarrillos individuales y llamadas telefónicas a través de celulares  rentados y que le cobran una tarifa de acuerdo al tiempo que usted hable.  Estos personajes mueven sus mercancías en pequeños carritos empujados a mano. Algunas veces he visto que acondicionan  los carros de bebés  y les colocan ruedas con baterías.

Nunca he visto que ellos deban exponer un permiso especial. Pero una alumna cuyo padre tiene desde hace muchos años este negocio, me explicaba que en varios barrios tienen un sistema  casi feudal . De acuerdo a ella, una persona con cierto dinero y  cuya familia ha permanecido en la ciudad  por largo tiempo, se apropia  y obtiene los derechos sobre esa área. No es nada oficial, pero eso ha existido por mucho tiempo. Cualquier persona que quiera vender algo en esa zona, debe pagarle al “supuesto dueño” una comisión y éste a su vez le paga a la Policia para que no moleste por permisos ni nada parecido.

En otras áreas no hay problema y las personas que quieren pueden vender   cosas. Pero ésto  es hasta que alguien se da cuenta de que está haciendo dinero y allí le empiezan a ofrecerle “protección” a cambio de dinero. La competencia es dura. Los vendedores no pueden estar muy cerca unos de otros, no compiten en precios, lo que consiguen al final del dia es más o menos  $20,000 pesos colombianos  libres, luego de los gastos incurridos  y eso es considerado bueno.  Al contrario, ellos compiten  es en darle algunos “toques extras” como clavos de olor, canela, limón o panela, para que sepa mejor.

Otra manera de vender café en la ciudad, son los llamados  vendedores ambulantes que caminan por un área ofreciendo el tinto. En su espalda ellos llevan un pequeño contenedor lleno de café , en la parte de abajo tiene una manguerita con una llave que es por donde sale el café.  El vendedor mantiene los vasos plásticos en una mano y manipula la llave del café con la otra. El camina a través de las calles  o a lo largo de diversos negocios gritando “Tinto, tinto, tinto”.

Personalmente, les doy mucho crédito a estos vendedores.  Ellos salen  diariamente y trabajan   en contra de todas las adversidades que se puedan presentar en el dia. Por ejemplo: la policía los puede sacar del área en cualquier momento,  le pueden pedir dinero para protejerlo contra los policías ó le pueden decir que esa área ya está comprometida y que no puede estar allí. Todo eso  más los riegos normales de un negocio.  Ellos se levantan muy temprano, preparan su mercancía y viajan por más de 1 hora para llegar al lugar. Un país con un salario mínimo de US$300 al mes y  48  horas de trabajo a la semana y en donde el  49% de la población gana menos que eso  , bueno  –   yo caminaría hacia arriba de la montaña con un vaso rosado de plástico en mi mano.

Artículo escrito  y publicado por Michael J. Kershaw en el Patch el 6 de Marzo, 2012.

Thank you for reading - Your comments are always welcome

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.